Reforzar la punta del ataque. Ése es uno de los grandes objetivo que se ha marcado el Inter de Milán de cara al próximo mercado invernal. Aunque su técnico, el italiano Antonio Conte, ha priorizado la llegada de un nuevo centrocampista, la entidad también ve necesario el desembarco de un nuevo atacante que pueda compenetrarse con los Romelu Lukaku, Lautaro Martínez y Alexis Sánchez.

Durante estos útlimos días, la prensa ha puesto sobre la mesa los nombres de Olivier Giroud (Chelsea), Andrea Petagna (SPAL) o Kevin Lasagna (Udinese), pero lo cierto es que existen otras alternativas. De hecho, en su edición de hoy, la Gazzeta dello Sport, pone el foco en dos viejos conocidos de la afición interista.

Por un lado, el rotativo alude al posible regreso de Zlatan Ibrahimovic, experimentado ariete (38 años) que defendió la elástica nerazzurra entre los años 2006 y 2009 y que el próximo 31 de diciembre pondrá fin a su actual relación con Los Ángeles Galaxy. Por otro, al del senegalés Keita Baldé (24 años), versátil punta que milita en el AS Mónaco y que ya el pasado curso actuó como cedido en el Inter.

Asimismo, el periódico añade que la entidad lombarda también ha tanteado la posible incorporación de Mario Mandzukic, delantero croata que defiende los colores de la Juventus. Su contratación se antoja complicada por el hecho de jugar en un rival directo y por el ya fuerte interés que viene mostrando el Manchester United, conjunto que parece tener muy avanzado su fichaje de cara a enero.