«Dybala tiene una responsabilidad importante. Lleva el diez y el brazalete de capitán cuando Chiellini no está. Es inteligente. Se disculpó y el casó se cerró. Dybala no ha cambiado la forma de jugar. Es la gente de su alrededor la que ha cambiado su manera de jugar».

Así hablaba hace apenas unas horas Massimiliano Allegri, entrenador de la Juventus de Turín, sobre Paulo Dybala. Pese a ello en Italia se insiste en que la vecchia signora le buscará salida al argentino, que está en rotura con el entrenador y además su venta podría financiar otras operaciones.

De hecho Tuttosport indica este sábado que el cuadro bianconero ya tendría en mente a su recambio: James Rodríguez. Acabará en junio su cesión en el Bayern Múnich pero el colombiano sigue perteneciendo al Real Madrid. Los bávaros dudan si ejercer su opción de compra de 42 M€ e incluso podrían hacerlo para venderlo por más dinero después.

Además del colombiano, habla el citado rotativo de otros dos jugadores cuyos fichajes podrían intentar acometerse con la ayuda del dinero ingresado por Dybala. Paul Pogba, a quien parece ahora complicado sacar de un Manchester United al alza sin José Mourinho; y también Isco, cuyo futuro en el Real Madrid se ha ensombrecido.