La Juventus se prepara para otra notable revolución durante el próximo verano. La Vecchia Signora, que quiere dar el salto definitivo que le permita alzarse con una Liga de Campeones que le ha sido esquiva en los últimos años, cuenta con un buen número de nombres propios en la agenda en forma de posibles incorporaciones con las que mejorar su plantilla. Sin embargo, tampoco hay que descartar distintas salidas que podrían producirse antes del final del mercado de fichajes.

Ya está cerrada la incorporación de Emre Can a coste 0 desde el Liverpool, aunque la lista de futuribles se amplía día a día con distintos nombres propios como los de Milinkovic Savic (sensacional su temporada en la Lazio) o el croata del Real Madrid Mateo Kovacic, futbolista que aún guarda un notable cartel en Italia tras su paso por el Inter. También está en el punto de mira Mousa Dembélé, actualmente en el Tottenham.

Según destaca la información publicada por CalcioMercato, desde la dirección deportiva bianconera se ha contactado con el entorno del futbolista a fin de sentar las bases de un posible acuerdo, si bien restaría por convencer al siempre complicado Daniel Levy de un adiós a la escuadra de Londres. Mientras tanto, hoy mismo Tuttosport afirmaba que el ruso del CSKA Aleksandr Golovin también está en la agenda, si bien Mónaco, Arsenal y Chelsea también siguen al jugador.

Estas posibles llegadas podrían significar el adiós de una de las piezas más destacadas del equipo. Concretamente, se trata de Miralem Pjanic, futbolista por el que suspiran Real Madrid y FC Barcelona. Al bosnio debemos sumar tanto al germano Sami Khedira como al italiano Claudio Marchisio. Se presenta un verano movido en Turín.