Pese a que comenzó de un modo esperanzador y muchos aficionados se atrevían incluso a soñar con disputar el título, la temporada del Inter de Milán ha dejado más sombras que luces. Tanto es así que el alcanzar un puesto de podio que permita la clasificación para Liga de Campeones se ha convertido en toda una quimera.

Esta situación ha provocado que la escuadra nerazzurra ya tenga un ojo puesto posibles refuerzos con los que afrontar el próximo curso. Entre los distintos nombres propios que han aparecido en escena destaca el del italiano Manolo Gabbiadini, futbolista de 25 años que disputa su segunda temporada en un Nápoles donde desembarcó en 2015 a cambio de 13 M€.

Después de un primer curso en el que sumó 11 tantos (30 partidos) en la escuadra celeste, el atacante transalpino está confirmando todo lo bueno que se esperaba de él durante esta campaña (28 encuentros, 9 goles), provocando el nacimiento de un interés por parte interista. Sin embargo, el Nápoles no pondrá nada fácil la salida del futbolista y le ha tasado en 25 M€.

Se trata de una cifra a la que el Inter de Milán no está dispuesto a llegar, por lo que dos jugadores podrían entrar en la operación a fin de rebajarla. Concretamente, se trata del joven serbio de 24 años Adem Ljajic (cedido con opción de compra por la Roma y que suma 29 partidos, 4 goles esta temporada) y el defensa brasileño Juan Jesus (24 años y 21 partidos disputados).