Protagonista de un mercado de fichajes muy movido a lo largo del cual invirtió más de 80 M€ en nuevas incorporaciones, el Inter de Milán está viendo recompensado su esfuerzo estival con buenos resultados. De este modo, el cuadro nerazzurro actualmente es tercero en la clasificación de Serie A a únicamente dos puntos del líder Nápoles.

Aún invicto en la competición doméstica, la escuadra lombarda comienza a pensar en el futuro con optimismo e incluso se habla de posibles incorporaciones con vistas al mes de enero. El objetivo no será otro que el de mejorar la plantilla y llegar a final de temporada en disposición de pelear por los objetivos marcados.

Pero no solo se buscan nuevos fichajes. A tenor de las distintas informaciones aparecidas en Italia, el Inter de Milán tiene previstas una serie de marchas aprovechando la próxima apertura del mercado. Clara muestra es lo publicado por CalcioMercato, fuente según la cual hasta cuatro jugadores podrían hacer las maletas. El primero de los nombres a seguir es el de Davide Santon, que pese a contar con la confianza por parte de Luciano Spalletti ha visto como distintos problemas físicos le impiden disfrutar de continuidad. De hecho, el futbolista de 26 años todavía no ha debutado en esta temporada.

Otro de los que tiene su futuro más fuera que dentro del club es Andrea Ranocchia, que ya estuvo cerca de marcharse al Zenit el pasado mes de agosto y podría ser vendido si llega un nuevo zaguero que acompañe a Miranda y Skriniar. En último término se encuentran dos atacante. Son Eder (que todavía no ha sumado ningún tanto en Serie A este curso) y el joven Andrea Pinamonti, jugador que necesita continuidad para seguir creciendo.