Dos meses después de arrancar la competición, el Inter de Milán se postula como el gran rival de la Juventus en la carrera por levantar el título de Serie A. Aunque cayeron en el primer enfrentamiento directo (1-2), los nerazzurri se mantienen a un solo punto de distancia de una vecchia signora que, de momento, no conoce la derrota en lo que llevamos de campaña.

El notable rendimiento que viene ofreciendo la escuadra lombarda tiene mucho que ver con el desembarco de Antonio Conte, técnico que ha sido capaz de instaurar con facilidad y rapidez sus particulares ideas, pero también con el buen desempeño de sus dos futbolistas más ofensivos, el argentino Lautaro Martínez y el belga Romelu Lukaku.

Aunque tras la dolorosa y controvertida marcha de Mauro Icardi, el gran referente ofensivo de la entidad en estos últimos cursos, existían dudas sobre la capacidad del equipo para encontrar un nuevo líder, lo cierto es que Conte ha logrado encajar a ambos jugadores en sus planteamientos y ha conformado una dupla que destaca tanto por su capacidad rematadora (suman ya 10 goles en total) como por su facilidad para asociarse en los metros finales. Ayer mismo, ante el Sassuolo, el dúo Lukaku-Martínez firmó su mejor actuación y resultó decisiva para que el Inter lograse una importante victoria a domicilio (3-4).

Eso sí, tanto esta ilusionante pareja como el propio conjunto interista tienen todavía una asignatura pendiente, la Champions League. Hasta la fecha, los transalpinos solo han podido sumar un ponto en dos jornadas y andan ya necesitados de una victoria que les permita mantenerse en la pelea por alcanzar las rondas finales del torneo. El miércoles, ante un rival de la talla del Borussia Dortmund, se presentará por tanto una excelente oportunidad para cambiar el rumbo en esta competición y disparar aún más la ilusión que ya se respira por el Giuseppe Meazza.