Con su victoria del pasado domingo ante el Atalanta, el Inter de Milán es el único capaz de seguir en Italia el ritmo del Nápoles en la clasificación de la Serie A. Está el cuadro nerazzurro a dos puntos de líder pero con la ventaja de no tener el desgaste que supone disputar competiciones europeas.

El conjunto del Giuseppe Meazza, eso sí, dejó deberes para realizar en el mercado de invierno, porque en verano no terminó de ensamblar todas sus piezas. De forma que este club ya va sondeando durante el otoño cuáles son sus necesidades y objetivos, y según relata La Gazzetta dello Sport ya están identificados.

Javier Pastore es el gran anhelo para la medular interista, y se vuelve a hablar de ese posible intercambio con Joao Mario, si bien tampoco parece que el precio de argentino vaya a ser elevado. Otras opciones para el centro del campo son Godfred Donsah (Bolonia) y por supuesto Ramires, del Jiangsu Suning, cuya vuelta a Europa se da por hecha desde hace días.

Por otro lado tenemos que el combinado lombardo podría mejorar su zaga, siendo Shkodran Mustafi del Arsenal el central que más gusta en este club. En cuanto al ataque, no se esperan fichajes pero sí se piensa en promocionar al joven Andrea Pinamonti (18 años) para que tenga sitio en la primera plantilla.