El AC Milan resurge poco a poco en Italia después de unas apuestas muy acertada de Leonardo. El que fuera director deportivo del Paris Saint Germain no dudó en poner toda la carne en el asador para hacerse con los servicios del prolífico atacante polaco Krzyzstof Piatek, futbolista que está demostrando su gran olfato de gol coincidiendo con la salida de Gonzalo Higuaín de San Siro con destino al Chelsea de Maurizio Sarri. Otro de los hallazgos del brasileño es su compatriota Lucas Paquetá, joven talento de 21 años que también estuvo en la órbita de FC Barcelona y Paris Saint Germain.

Aprovechando su extensa red de contactos, Leonardo tardó apenas unos días en llevarse el gato al agua con el prometedor futbolista. Y parece que acertó. A día de hoy Paquetá es pieza clave en la escuadra de un Gennaro Gattuso que ha mejorado sus prestaciones desde su desembarco y acumula 4 victorias, 2 empates y una derrota en los 7 partidos en que el canarinho ha defendido sus colores.

Situado en la zona izquierda de la medular, generalmente junto a Bakayoko y Kessie, el futbolista destaca por la fluidez que da al juego pese a que todavía sufre algunos problemas defensivos. Algunos de los aficionados y observadores ya le comparan incluso con aquel primer Kaká que se enfundó la elástica rossonera merced a su calidad técnica, buena visión de juego y elegancia. El pasado fin de semana Paquetá abrió su cuenta goleadora en la victoria ante el Cagliari, aunque lejos de exhibir su alegría prefirió rendir homenaje a las victimas del centro de entrenamiento del Flamengo, donde se formó.

A este primer gol hay que sumar también las tres asistencias que ha repartido hasta la fecha. No cabe duda que el brasileño ha caído en Europa con el pie derecho y dará mucho que hablar en los próximos años. Los primeros pasos de lo que viene por delante ya están dados. Y el Milan se frota las manos.