Otro de los culebrones del verano va a ser lo que ocurra con el futuro de Mauro Icardi. Parece que Antonio Conte, técnico del Inter de Milán, no cuenta con el argentino de cara al curso que viene. De hecho, una de las opciones que baraja el míster italiano, de 49 años de edad, es Romelu Lukaku, delantero del Manchester United.

Mucho se ha hablado de un posible intercambio entre el belga e Ivan Perišić, pero, por ahora, todo forma parte de la rumorología del mercado de traspasos. Por tanto, volviendo al caso de Icardi, de 26 años, da la sensación que la entidad nerazzurri quiere cuadrar sus cuentas antes del próximo 30 de junio.

No cabe duda que Mauro Icardi tiene un enorme potencial, además de contar con el gol entre ceja y ceja. Pese a ello, sus problemas de disciplina y conducta le costaron la capitanía del Inter, por lo que Conte no tendría ningún tipo de reparo en dar un paso más y prescindir de los servicios del ariete argentino.

Según Corriere della Sera, Giuseppe Marotta, CEO del Inter de Milán, quería reunirse con Wanda Nara, esposa y representante de Icardi. Sin embargo, la pareja se encuentra disfrutando de sus vacaciones, por lo que el ejecutivo italiano tendrá que negociar el futuro del sudamericano a través de la línea telefónica.

Da la sensación que Conte quiere imponer un código estricto dentro del vestuario, algo que le ha caracterizado durante su trayectoria deportiva tanto de jugador como en su etapa en los banquillos. Su periplo por la Juventus de Turín, la Selección de Italia y el Chelsea es un aval más que meritorio, por lo que habrá que ver si también consigue imponer su estilo en el Inter.