Ubicado en una decepcionante undécima posición de la tabla, el AC Milan trata de aprovechar los últimos días del mercado invernal para dar un nuevo impulso a su plantilla. Y es que, apenas unas horas después de completar el fichaje del zaguero Salvatore Bocchetti, la entidad ha confirmado el desembarco de otro refuerzo: el ariete Mattia Destro (23 años).

Con la llegada de este delantero italiano, los rossoneri pretenden dar un nuevo impulso a una parcela ofensiva que recientemente ha sufrido las baja de Fernando Torres (Atlético de Madrid) y de M’Baye Niang (Génova) y en la que ni Stephan El Shaarawy (1 gol en 15 partidos de Liga) ni Giampaolo Pazzini (0 en 10) han logrado alcanzar el rendimiento esperado.

Forjado en la cantera del Inter de Milán, Destro pasó por Génova y Siena antes de aterrizar en la AS Roma, escuadra en la que había pasado de ser una de las grandes promesas del equipo (había superado la decena de goles en sus dos primeros cursos) a un jugador en franca decadencia por la pujanza de Gervinho, Francesco Totti y Adem Ljajic.