Después de un verano lleno de fichajes de nivel y muchos rumores, las cosas no comenzaron bien para el Inter de Milán esta temporada, que se vio obligado a prescindir de Frank De Boer y fichar a Stefno Pioli como entrenador, en una decisión que al menos parece haber cambiado algo el rumbo del curso.

Pero se esperaba con gran interés en el combinado lombardo la llegada de este mes de enero para poder cerrar algún refuerzo importante con el que fortalecer la plantilla nerazzurra. Y es lo que acaba de hacer la escuadra italiana, ya que ha incorporado ahora a sus filas a una de las sensaciones de la Serie A.

Roberto Gagliardini es un centrocampista de 22 años que viene de firmar una excelente temporada en el modesto Atalanta.Ha disputado 14 encuentros en este curso y ello le ha valido para ser una gran apuesta de futuro de este histórico equipo que lo acoge como cedido hasta 2018 pero con obligación de compra.

Viene siendo esta una fórmula habitual en las incorporaciones del equipo del Giuseppe Meazza, que de este modo se hace con uno de los centrocampistas más prometedores de Italia. «Estoy contento de llegar al Inter, es un sueño hecho realidad», ha declarado el futbolista al firmar su contrato.