El olfato goleador no se pierde con los años. Aunque superar la treintena conlleva la merma de ciertas cualidades físicas, los grandes delanteros no entienden de complejos y se muestran capaces de mantener su idilio con el gol.

En la Serie A, competición que no suele dar demasiadas alegrías a los jugadores de ataque, tres futbolistas veteranos se han empeñado en discutir el título de máximo goleador de la competición al incansable Edinson Cavani (25 años, Nápoles) y a los jóvenes Erik Lamela (20, AS Roma) y Stephane El Shaarawy (20, AC Milan).

Este trío suma 8 tantos en 12 jornadas y a un sólo gol de distancia se sitúa otro terceto que ha hecho de la experiencia su mejor arma: Diego Milito (33 años, Inter de Milán), Antonio di Natale (35, Udinese) y Miroslav Klose (34, Lazio).

Especialmente llamativa resulta la presencia del internacional germano. El ariete aterrizó en el Calcio hace dos cursos gracias a, en parte, la merma de su puntería (no había pasado de seis goles en las dos últimas temporadas con el Bayern Múnich), pero tras firmar 15 en su primer año como celeste, sigue evidenciando que su presencia en las convocatorias de la Selección de Alemania no es un premio a su trayectoria.

Menos sorprendente parece la permanencia del argentino y el italiano en lo alto de esta lista, ya que ambos pelearon por este galardón el pasado curso. De hecho, Milito (con 24 tantos) sólo fue superado por el intratable Zlatan Ibrahimovic (28); mientras que Di Natale ocupó la tercera plaza, empatado con el charrúa Cavani (23).