El pasado mes de enero, el Tottenham anunciaba que había activado la cláusula para prorrogar el contrato de Toby Alderweireld por una temporada más. Y pese a los rumores que pudo protagonizar en primavera o durante el pasado verano, el defensa siguió defendiendo a la escuadra londinense.

No cambió de aires pero no ha mejorado ese vínculo, lo que lo coloca en la misma situación en la que está su compañero Christian Eriksen. Evidentemente no se trata de un jugador tan mediático y decisivo pero a sus 30 años ha mostrado ser uno de los baluartes defensivos de los spurs en estos años.

Es un frente más que se le abre a Mauricio Pochettino, que ahora comienza a ver cómo de cara a la temporada que viene su continuidad está en riesgo. Empiezan a aparecer en este punto los primeros rumores que tratan de alejarlo de la escuadra inglesa para el verano de 2020.

Medios como Goal ya hablan en Italia de que dos ilustres del Calcio, expertos en fichajes a coste cero, han sido alertados de la situación. Hablamos de Juventus de Turín e Inter de Milán, que se postulan como sus primeros pretendientes.