La ambición de Míchel en el Girona

Por Lluís Arienzo
2 min.
Míchel con el Girona @Maxppp

Tras una temporada histórica del Girona, el conjunto catalán disputará la Champions League por primera vez en su historia. Un hito que no se entiende sin la figura de Míchel, que llegó al club en Segunda División y ha conseguido dar un salto de calidad a la plantilla rojiblanca.

No obstante, este verano apunta a un éxodo de talento en Montilivi. Con Aleix Garcia a un paso del Bayer Leverkusen, otras estrellas como Artem Dovbyk o Vyktor Tsygankov también podrían abandonar el Girona. Pero pese a esta situación, Míchel cree que el proyecto gironí todavía no ha llegado a su cenit.

Así, preguntado sobre su futuro, el vallecano quiere continuar en Girona: "Tengo contrato con el Girona. Estoy convencido de que no hemos tocado techo, el proyecto continúa, estamos en crecimiento. Mi gran reto ahora es ser capaz de lo que veo en Ancelotti, en Guardiola o en mi amigo Julen Lopetegui. Entrenan a un equipo jugando domingo, miércoles y mantienen la exigencia. Imagínate en París con el PSG el miércoles y tenemos que ir luego a Vallecas. Y tienes que mentalizar al jugador de que es más importante el partido de Vallecas que el de París. Ese es mi gran reto este año y estoy en el mejor sitio para poder hacerlo porque soy un novato. Quiero exigirme el reto donde de verdad me han dado la oportunidad y han confiado mucho en mí. Ese crecimiento del que hablo es esto y los jugadores también lo tienen. Hay muchos jugadores que no conocen la experiencia de jugar cada tres días. Todo esto hace que sea una temporada muy exigente, pero a la vez muy bonita y un reto apasionante".

Además, Míchel ha querido quitarle hierro a los rumores que lo señalan como relevo de Pep Guardiola en el Manchester City: "Hay un año por delante tan largo… Estás hablando de uno de los grandes clubes del mundo. Me gustaría crecer, no sé cuál es mi techo, sé que ahora estoy en un sitio que se aprecia lo que hago y confían en mí, y veremos este año de qué somos capaces. Eso me pondrá en situación de poder dar un pasito o no hacia adelante. Entonces no miro el futuro con incertidumbre, lo miro con la responsabilidad y la ilusión de seguir creciendo. Y hay muchos sitios donde uno se puede sentir querido, no cierro la puerta a nada. Mi sueño era jugar en el Rayo, mi sueño era entrenar al Rayo. Eso lo conseguí y algún día quiero volver también a entrenar al Rayo".

Noticias