Mundial de Clubes | El Liverpool noquea a Monterrey con mucho sufrimiento

Naby Keïta ha visto portería con el Liverpool
Naby Keïta ha visto portería con el Liverpool ©Maxppp

Rayados de Monterrey 1 – 2 Liverpool

Después de la remontada de Flamengo en la primera semifinal del Mundial de Clubes contra el Al-Hilal, aunque no tan épica como en la final de la Copa Libertadores con River Plate, Rayados de Monterrey y Liverpool querían optar al otro billete para medirse al plantel comandado por Jorge Jesus. El plantel azteca, que había noqueado en la ronda previa al Al-Sadd de Xavi Hernández, salió decidido a plantar cara al vigente campeón de la Champions. De todos modos, golpearía en primera instancia el equipo de Jürgen Klopp, merced a una diana materializada por un Naby Keïta que desea superar los problemas con las lesiones para asentarse en el XI (0 – 1). El pase de Mohamed Salah, una de las estrellas de la escuadra red, fue una auténtica delicia.

Sigue después de este anuncio

Dorlan Pabón, viejo conocido de LaLiga Santander por su periplo en Real Betis y Valencia, trataría de responder casi de inmediato, aunque sería Rogelio Funes Mori, el killer de Rayados, el que devolvería la paridad al luminoso después de una tremenda intervención de Alisson Becker (1 – 1). A partir de ese preciso instante, los pupilos de Antonio Mohamed (recordado por los seguidores del Celta de Vigo) ganaron en presencia e importancia en el terreno de juego. Pese a ello, James Milner dispuso de una doble oportunidad que sería repelida a la perfección por Marcelo Barovero. Poco después, Pabón obligaría a Alisson a intervenir de nuevo para impedir que los aztecas tomasen la delantera en el choque. Monterrey dispuso de un acercamiento peligroso al área del Liverpool, aunque el cuero se le quedó algo retrasado a Funes Mori. Asimismo, Barovero se anticipó de manera providencial para evitar el doblete de Keïta.

Al poco de arrancar el segundo acto, Pabón ejecutaría un poderoso lanzamiento de libre directo, si bien es cierto que la respuesta del que fuera arquero de la AS Roma sería sensacional. Posteriormente, los mismos protagonistas volverían a entrar en escena, pero ganaría de nuevo la partida el cancerbero carioca. Keïta, que estaba cuajando un partido más que notable, tendría una ocasión muy interesante para adelantar una vez más al Liverpool, aunque Barovero mantendría intactas las tablas en el luminoso. Divock Origi, verdugo del FC Barcelona en la vuelta de semifinales de la pasada edición de la Liga de Campeones, perforaría el fondo de las mallas de Rayados, aunque lo haría en posición antirreglamentaria. Y cuando parecía que el envite estaba destinado a irse a la prórroga, emergería la figura de Roberto Firmino (que fue suplente) para darle el triunfo a los de Klopp y sellar la clasificación para la gran final contra Flamengo (1 – 2).

Más información

Comentarios