Liga de Campeones | El PSG cumple y el Liverpool sufre para seguir vivo

El cuadro parisino no ha dado opción al Estrella Roja de Belgrado (1-4) para acceder a la siguiente ronda y confirmar así su presencia en el bombo del lunes. Por otro lado el Liverpool ha ganado al Nápoles por la mínima para asegurar su presencia en octavos de final.

Edinson Cavani abrió el marcador en Belgrado
Edinson Cavani abrió el marcador en Belgrado ©Maxppp

El grupo de la muerte no ha defraudado a nadie, pues hasta esta última jornada estaba todo por decidir. Cualquier cábala era posible, si bien el PSG partía con teórica ventaja por visitar al rival a priori más modesto, el Estrella Roja. Los de Thomas Tuchel, que salvaron ya una bola de partido hace dos semanas ante el Liverpool, debían hacer los deberes en Belgrado para cumplir no solo con los pronósticos sino también con los deseos de un jeque que ha apostado todo a conquistar la Orejona. Caer a las primeras de cambio no estaba en los planes de nadie, y menos con una plantilla plagada de estrellas tan cotizadas.

Sigue después de este anuncio

El Pequeño Maracaná de Belgrado era el escenario esperado para que los galos dieran el primer paso en su afán por consagrarse entre los grandes de Europa. Y en las citas más importantes suelen brillar los grandes, de manera que Edinson Cavani, goleador sempiterno y seguramente minusvalorado del cuadro del Parque de los Príncipes, abría el marcador. Cierto es que empujando a puerta vacía un centro de Neymar, que previamente se había aprovechado de una incocente pérdida del equipo serbio, que ha llegado sin duda más lejos de lo que nadie esperaba. Y el brasileño pondría precisamente el segundo tanto antes del descanso, para sentenciar el duelo y poner la directa hacia los octavos de final, acabando así con incertidumbres indeseadas.

Parecía hecho para la escuadra francesa, y quizás fruto de una previsible relajación los franceses encajaron un gol en el 55' por medio de Gobeljic. Un tanto que además premiaba el encomiable esfuerzo del conjunto serbio durante toda esta Liga de Campeones de la que ahora se despide, en la que nunca bajó la cabeza. Pero el tanto no amilanó a un PSG que, decidido a sellar su pase sin mayores sobresaltos (siempre estuvo clasificado esta noche), apuntilló a su rival con el tanto de Marquinhos, para evitar todo tipo de sospecha y eludir cualquier susto inesperado. Después Kylian Mbappé pondría el 1-4 con el que acababa el choque. De manera que los galos han sellado su pase como primeros de grupo. El equipo de Thomas Tuchel ha sobrevivido a este grupo de la muerte, lo cual sin duda reforzará su idea y dará alas a un club que tiene marcado como objetivo ineludible brillar en esta Champions League. El lunes conocerá a su rival.

El Liverpool, con el corazón en vilo

Aunque el gran duelo sin duda de este grupo estaba en Anfield, donde el Liverpool y el Nápoles dependían ambos de sí mismos para acceder a octavos de final. Conscientes de que en Belgrado lo lógico era que ganara el PSG, se presentaba este partido como una auténtica final en la que a los ingleses no les valdría el empate. Por eso desde el principio quisieron imponer su ritmo con más ahínco, siempre confiados a su genial delantera que los mantiene líderes en Inglaterra y que la temporada pasada los guió a la final de Kiev. Y precisamente el miembro más ilustre de la misma, Mohammed Salah, conseguía abrir el marcador a la media hora de partido. Un gol marca de la casa del egipcio, que de este modo lograba poner por delante a su escuadra, calmar los ánimos y trasladar toda la presión a la escuadra de Carlo Ancelotti para la segunda parte.

En ese segundo acto pudo pasar de todo pero no pasó nada más. Al menos nada que cambiara el marcador. No habría más goles pese a que las ocasiones para cada equipo fueron incontables. Un auténtico duelo de ida y vuelta en el que Carlo Ancelotti puso todo lo que tenía para igualar el partido en Anfield, pero sin éxito. Mientras los italianos se volcaban en el ataque, los espacios que dejaban eran aprovechados por la escuadra de Jürgen Klopp, que con sus contras y sus zarpazos pudo sentenciar el encuentro. El grupo estuvo apretadísimo hasta el final, pero entre las paradas de Alisson y la falta de acierto de los italianos, el 1-0 al final del encuentro dejaba a los reds en octavos de final y a los italianos en una Europa League que tendrá un gran nivel en su segunda fase.

Más información

Comentarios