Premier | Daniel James no es suficiente para el Manchester United

Los diablos rojos siguen sin dar buenos síntomas en el inicio de la temporada, aunque hay brotes verdes como la gran irrupción de Daniel James, que ha vuelto a marcar hoy. Sin embargo no han logrado llevarse la victoria de casa del Southampton.

El Manchester United se adelantó en la primera parte
El Manchester United se adelantó en la primera parte ©Maxppp

Southampton 1-1 Manchester United

Sigue después de este anuncio

La semana pasada el Manchester United caía derrotado en casa y confirmaba los peores síntomas que vienen desde la temporada pasada y por supuesto de un cuestionable mercado de fichajes. Esta semana además ha habido cambios en el cuadro de los diablos rojos con las salidas de Alexis Sánchez y Chris Smalling rumbo a Italia. Cierto es que ambos no contaban para Ole Gunnar Solskjaer, pero son dos efectivos menos con experiencia y que podrían venir bien en una situación de dudas como la actual.

En cambio el equipo más laureado de la Premier League comenzó bien el encuentro, con el desparpajo deDaniel James por bandera. El joven extremo galés es un nuevo factor que podría ilusionar en este club, donde ya han triunfado antes jugadores de su calidad y nacionalidad en puestos similares. Suyo fue el primer gol del partido, un gran tanto que resume todas sus cualidades. Y no dejó de llevar peligro por su banda. De hecho fue el único peligro de su equipo claramente, ante un inocuo Southampton que acusaba su falta de pegada. Pero los saints no le perdían la cara al encuentro y amenazaban con dar un susto a David De Gea si los mancunianos no terminaban de imponerse. Les cuesta mucho dominar los partidos, Paul Pogba pasa por ellos desapercibido y el empuje de jugadores como Marcus Rashford o Juan Mata parece insuficiente.

En la segunda parte en cambio, los síntomas que comenzaron a dar los visitantes no eran buenos, con el St.Mary's Park apretando obviamente para los suyos. Hasta que Vestergaard encontró el gol del empate justo al inicio del segundo acto. Una diana en la que aprovechó su altura, dominio del juego aéreo y la mejor concentración de los suyos en las segundas jugadas. Un gol que sentó como un jarro de agua fría a los de Ole Gunnar Solskjaer, que tardaron en reaccionar tras ese tanto. Aunque poco a poco se irían reponiendo hasta convertir los minutos finales en un asedio al área rival. Con Jesse Lingard en el campo supliendo a un desaparecido Juan Mata en el segundo acto, y Paul Pogba asumiendo protagonismo en posiciones adelantadas, los diablos rojos buscaron el tanto del triunfo a la desesperada, alentados también por verse en superioridad numérica tras la expulsión de Kevin Danso. Mason Greenwood y Ashley Young tuvieron importantes ocasiones en la recta final, pero sin acierto, por lo que el empate deja otro mal sabor de boca a un Manchester United que sigue lleno de dudas y se va dejando puntos vitales por el camino.

Más información

Comentarios