Liga | El Atlético de Madrid se aprovecha de la fragilidad defensiva del FC Barcelona

Triunfo por la mínima de los rojiblancos, todo ello merced a una diana de Yannick Carrasco al beneficiarse de un error en cadena de los culés. Gerard Piqué tuvo que ser sustituido en la segunda mitad, padeciendo una lesión preocupante en su rodilla.

Lionel Messi se aleja del Manchester City
Lionel Messi se aleja del Manchester City ©Maxppp

El Wanda Metropolitano, pese a no poder contar con el apoyo en las gradas de la fiel hinchada rojiblanca, se vestía de gala para acoger uno de los encuentros más apetecibles del balompié en el ámbito nacional. El Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone se enfrentaría al FC Barcelona, liderado por Ronald Koeman. Uno de los aspectos más sugerentes sería comprobar el feeling entre Lionel Messi y Antoine Griezmann sobre el tapete verde, mientras que Luis Suárez no podría ser de la partida a causa de su positivo por coronavirus.

Sigue después de este anuncio

Ousmane Dembélé comenzaba a asentarse en el esquema de Koeman, dado que acumula cuatro titularidades en los últimos cinco compromisos de los catalanes. Una de las primeras acciones llegaría en las botas de Antoine Griezmann, previo envío de su compatriota, aunque su golpeo se perdería por encima del travesaño. La réplica la firmaría Saúl Ñíguez, aunque su zurdazo, que se colaba en la escuadra, sería detenido con una intervención maravillosa de Marc-André ter Stegen.

Arranque frenético

Kieran Trippier y Marcos Llorente combinarían a las mil maravillas, superando el sistema defensivo de su contrincante, aunque Sergi Roberto estaría providencial para alejar el peligro del área blaugrana. El carrilero británico, viejo conocido del Tottenham Hotspur, se asociaría posteriormente con Ángel Correa, habilitando a un Llorente cuyo disparo sería repelido por el larguero. Por su parte, la vaselina de Leo Messi no acabaría en buen puerto, lo que propiciaría que el rosarino se disculpase con Griezmann por no haber visto su desmarque.

Mario Hermoso, quien parece haberle ganado la partida en el carril zurdo de la retaguardia rojiblanca, realizaría una intercepción magistral al anticiparse a Griezmann, quien no pudo aprovechar la jugada previa entre Messi y Dembélé. Saúl seguiría insistiendo con el golpeo de larga distancia, aunque no encontraría portería en esta ocasión. En cuanto a Messi, algo intermitente en el césped, dudó algo en un mano a mano con Jan Oblak (algo escorado) y no fue capaz de batir al muro esloveno.

Carrasco, el más listo de la clase

Dembélé, que estaba siendo el más destacado del Barça en el Wanda Metropolitano, sufriría un encontronazo, aunque podría seguir compitiendo. En la última acción del primer tiempo, Yannick Carrasco se beneficiaría de un error de Gerard Piqué y de una salida en falso de Ter Stegen para abrir la lata en la capital de nuestro país (1 – 0). El Atleti trataría de aprovechar dicha inercia en el arranque del segundo acto, aunque Joao Félix no conseguiría ganarle el duelo al cancerbero germano de los culés.

La respuesta de los de Koeman se produciría en un contragolpe, pero sería frenado a la perfección por los incombustibles jugadores de Simeone. El FC Barcelona movería ficha con Philippe Coutinho, quien ocuparía la plaza de un Pedri González que estuvo bastante gris para lo que ha acostumbrado con su talento innato. Poco después, Oblak no le daría la oportunidad a Lenglet de nivelar las fuerzas en el choque. La nota negativa de la jornada la pondría Gerard Piqué, quien tendría que abandonar el campo con signos ostensibles de dolor en su rodilla.

Alarma central para Koeman

Por tanto, Koeman se decantaría por un Sergiño Dest que movería a Sergi Roberto al centro del campo, dado que el ex del Ajax de Ámsterdam se ubicaría en el flanco diestro de la defensa de los culés. Igualmente, De Jong pasaría al eje central de la retaguardia. Joao Félix, que no estaba completando su partido más superlativo, reclamaría una posible pena máxima de Lenglet, aunque el colegiado no decretaría nada punible. Asimismo, Oblak se mostraría muy sólido ante un nuevo intento del que fuera jugador del Sevilla.

El propio Oblak, fiable y seguro como de costumbre, atajaría el esférico sin excesivas dificultades después del lanzamiento de Griezmann, un hombre que había recibido la pelota de Messi. Sergi Roberto se quedaría a las puertas de firmar el empate con un chut que sería desviado por un rival, una situación en la que el bueno de Jan estaba prácticamente batido. Para desgracia de los culés, además de no conseguir el tanto, su canterano sufriría una lesión muscular para sumar un nuevo contratiempo en su plantilla. Finalmente, se cerraría el compromiso con la victoria por la mínima del Atlético de Madrid.

Más información

Comentarios