Eurocopa | Escocia rebaja la euforia de Inglaterra

Los pross no han podido con sus vecinos en Wembley, en un partido muy serio de Escocia que logró frenar claramente a los de Gareth Southgate. Empate sin goles que deja a Inglaterra cerca de octavos de final y a los escoceses los mantiene vivos en esta Eurocopa.

Phil Foden es retenido por Andy Robertson
Phil Foden es retenido por Andy Robertson ©Maxppp

Era muy esperado el encuentro que esta noche enfrentaba a Inglaterra y Escocia en Wembley. Derbi local muy animado durante todo el día por las calles de Londres, bajo una lluvia clásica de las islas, con gran rivalidad histórica y emocional entre ambas selecciones y países. Y por supuesto de gran importancia en el devenir de esta Eurocopa que ya ha culminado su primera semana. Un partido con grandes ingredientes para pegar a los aficionados al televisor y en el que solamente faltaba ver el estadio completamente lleno. Y en ese gran ambiente vimos a una selección visitante bastante bien armada y compacta en la primera parte, que desde los primeros minutos salió a presionar arriba incomodando a los de Gareth Southgate.

Sigue después de este anuncio

De hecho los pross apenas podían encontrar a sus principales referentes en ataque, bastantes desaparecidos porque la pelota apenas les duraba a los locales. En cualquier caso más superioridad de los ingleses pero ocasiones contadas porque el partido estaba bastante trabado. Aun así Inglaterra tuvo las dos primeras ocasiones claras. La mejor de todas un cabezazo de John Stones al larguero tras un saque de esquina en el 12', y apenas un minuto después otra ocasión que se fabricaron Raheem Sterling y un Mason Mount que disparó fuera. Pero Escocia estuvo igualmente cerca del gol.

La ocasión más clara de los visitantes vino en el 30', con un remate de O'Donnell que Jordan Pickford salvaba con una parada milagrosa y muy estética. Pero en resumen Escocia fue mejor en el primer tiempo y su plan salía a la perfección, ya que por ejemplo apenas vimos a Harry Kane en todo ese primer acto. Poco de Inglaterra, que no estaba nada cómoda en el encuentro hasta la fecha y debía mejorar mucho en la segunda parte para retomar el control del partido.

Inglaterra despierta... pero no es suficiente

La charla de Gareth Southgate en el descanso surtió efecto. Inglaterra salió a la segunda mitad con otra actitud totalmente distinta. De hecho ya en el 4' tuvo Mount la primera ocasión que despejaba David Marshall con un disparo desde la frontal. Pero sobre todo les duraba más la pelota ya a los pross, si bien les faltaba claridad en los minutos finales con jugadores como Phil Foden, que no estaba fino y acababa sustituido por Jack Grealish poco después. Y es que pese a tener un evidente bajón físico que no le permitía presionar tan arriba, se mantenía bien ordenado y comandado por el joven Billy Gilmour y con Scott McTominay liderando la defensa con seguridad.

También Escocia tuvo sus oportunidades, eso sí, aunque más aisladas cada vez. Las más claras una doble con el disparo de Dykes desde la frontal se estrelló en Adams, que se revolvió dentro del área y el balón golpeó en Stones, todo ello en el 57'. Pero en cualquier caso ninguna selección encontraba soluciones con claridad, y los cambios se sucedían. Southgate quitó también del campo a Harry Kane para dar entrada a Marcus Rashford. Y en el 78' llegaba la jugada polémica del partido, por un pisotón sobre Raheem Sterling en el área que obviaba Mateu Lahoz al no señalar penalti. Dará que hablar en las islas.

Como también lo hará el discreto papel de Inglaterra hoy. Los pross eran favoritos por calidad y porque son una de las selecciones a las que muchos ven con muchas posibilidades de pelear por el título en las siguientes semanas. Pero hoy no han podido con una ordenada y seria Escocia que minimizó todas sus virtudes. Los ingleses deberán mejorar bastantes aspectos de su juego en los días venideros.

Más información

Comentarios