Liga | El Real Madrid deja volar dos puntos ante el Celta de Vigo

El Real Madrid pierde dos puntos en el Santiago Bernabéu cuando ya había hecho lo más complicado remontando el tanto inicial del Celta de Vigo. Los blancos son líderes con un punto de ventaja sobre el FC Barcelona.

Toni Kroos marcó el tanto del empate
Toni Kroos marcó el tanto del empate ©Maxppp

Real Madrid 2 - 2 Celta de Vigo

Pese al borrón de la derrota en casa ante el Real Sociedad que supuso la eliminación de Copa del Rey, el Real Madrid se ha mostrado como un equipo muy solvente en los últimos meses. El equipo de Zinedine Zidane acumula cinco partidos consecutivos de Liga ganando y en los que había sumado once goles a favor y únicamente dos en contra. Tras ver como el FC Barcelona le igualaba en puntuación al frente de la tabla con su victoria de ayer frente al Getafe, el equipo de Chamartín quería aprovechar el envite del Santiago Bernabéu ante el Celta de Vigo para volver a poner tierra de por medio.

Zinedine Zidane decidía apostar de principio por el que todo el mundo hubiera considerado tridente de ataque titular. Recuperado Eden Hazard de la lesión que le ha completaba una línea en la que también se encontraban un Gareth Bale convertido en Guadiana dentro de los onces y e inamovible Karim Benzema. Situado en la zona complicada de la clasificación, el Celta vivía el choque con muchas urgencias. Pese a que la victoria del pasado fin de semana ante el Sevilla le había insuflado oxígeno, los tres puntos logrados por el Real Mallorca, así como los empates de Espanyol y Leganés de las últimas horas comprimen de un modo más que notable la zona baja.

La primera ovación de la noche fue la más merecida. Fue para David Gistau, que nos abandonaba hace apenas unos días y dejaba un más que profundo hueco tanto entre los aficionados merengues como en el mundo del periodismo.

El Celta golpea primero

Salió el Real Madrid con brío y Eden Hazard se mostraba participativo. El extremo intentaba desequilibrar y sus acciones generaban peligro desde la zona zurda del ataque. Sin embargo, fue el Celta de Vigo el que se adelantó en el marcador. Lo hizo por medio de Smolov, fichaje invernal de la escuadra gallega que culminaba una jugada de Iago Aspas para poner el 0-1 en el minuto 7.

celta

No cambió el tanto visitante el guion que todo el mundo esperaba. El Real Madrid controlaba es esférico pero el juego era demasiado pastoso. Previsible. El Celta de Vigo no tenía demasiados problemas para frenar las acometidas merengues y las ocasiones por parte de los de Zineidne Zidane no eran claras. De hecho, fue precisamente la escuadra gallega la que estuvo a punto de marcar en las postrimerías de la primera mitad con el cabezazo de Aidoo que repelía Thibaut Courtois para evitar un tanto que podría haber sido la puntilla.

Se cerraba, de este modo, un primer tiempo que dejó como noticia más ilusionante las ganas y determinación de Eden Hazard. En el otro lado un Marcelo que parece una sombra difusa de aquel jugador que hace no tantos años era el mejor carrilero zurdo del mundo. Y es que a sus habituales lagunas defensivas hay que sumar ahora su pobre aportación en ataque. Aquel manido “Lo que Marcelo te quita en defensa te lo da en ataque” ya no es tal, porque cuando el canarinho llega al área rival apenas se muestra determinante. Torpe en el regate, poco certero en el centro y peleado con la portería contraría, el lateral está sirviendo en bandeja de plata el puesto de titular a Ferland Mendy de cara a los choques decisivos de la temporada.

Una segunda parte de alternativas

Sabedor de la importancia del choque y que un tropiezo podría acabar pasando factura, el Real Madrid se puso el mono en el vestuario y salió con la intención de dar la vuelta al resultado lo antes posible. Así, no habíamos sobrepasado el minuto cinco cuando el Real Madrid logró la igualada. El autor del tanto fue Toni Kroos, que llegó desde segunda línea para alojar dentro de la portería de Rubén Blanco un buen balón de Marcelo que se redimía –al menos en parte- de su pobre primera parte con esta asistencia.

El tanto espoleó todavía más a los locales, que metieron una marcha más en su juego. Así, en el minuto 65 la remontada estaba consumada. Gran parte de culpa la tuvo el portero céltico Rubén Blanco, que realizó un penalti sobre Eden Hazard cuando el balón se perdía por línea de fondo. Sergio Ramos no fallaba desde el punto de pena máxima para sellar el 2-1, en lo que es su quinto tanto en la competición doméstica.

Pese a que restaban más de 25 minutos para los tres silbatazos del árbitro, parecía que el tanto del de Camas había puesto punto y final del choque. El Celta apenas había mostrado argumentos para hacer creer lo contrario y con la remontada quien más quien menos comenzó a pensar en los próximos choques tanto de Liga como de Liga de Campeones.

Y es precisamente ahí donde apareció Santi Mina. Apenas dos minutos después de comparecer sobre el césped en relevo de Bradaric, el delantero gallego aprovechó un balón dentro del área del Real Madrid para poner un 2-2 con el que enmudeció al Santiago Bernabéu. Era el minuto 85 y todavía quedaba tiempo por delante, sin embargo, el Real Madrid se mostró incapaz de llevarse una victoria que le habría permitido dejar la distancia con el FC Barcelona en tres puntos. Con el empate, únicamente hay un punto de distancia entre los dos primeros conjuntos de la Liga.

Más información

Artículos recomendados

Comentarios