Arsène Wenger anunciaba ayer que tras la disputa de la final de la FA Cup, justo dentro de una semana, anunciará su futuro. Acaba contrato el francés esta temporada, aunque según The Telegraph seguirá al menos durante dos campañas más al frente del Arsenal, ya que habría tomado esta decisión.

Lo que sucede es que el club londinense creará un nuevo puesto para aligerar las responsabilidades de su entrenador, que a cambio mantendrá su autonomía de decisión en el terreno de juego y en la mayor parte de las áreas. Aunque todo esto puede estar en el aire, tras conocerse ayer que el magnate ruso Alisher Ousmanov habría hecho una oferta de 1.160 M€ para adquirir la mayoría accionarial del club.