El Celta de Vigo ha logrado una victoria necesaria, balsámica y de prestigio en el feudo del Villarreal. Precisamente, el último escenario en el que había salido triunfador a domicilio en LaLiga Santander, hace casi justo un año. Iago Aspas, la estrella del plantel celeste, ha sido el protagonista del envite con un doblete para sellar los 3 puntos en el casillero del conjunto dirigido por Óscar García. Es evidente que si los gallegos aspiran a no sufrir por salvar la categoría, necesitan a su ’10’ a pleno rendimiento.

Aspas, de 32 años, se ha mostrado realmente satisfecho con el triunfo en la entrevista a pie de campo con los compañeros de Movistar: «Esta victoria es oro puro. Levábamos varias derrotas consecutivas, aunque ya dejamos buena imagen en el Camp Nou. Meter tres goles al Villarreal nos hace tener confianza para el próximo partido. El míster ha traído sangre nueva. No voy a echarle mierda a Fran Escribá porque nos salvó el año pasado, aunque este año no salieron las cosas, pero hemos cambiado algunas cosas tácticamente y va bien».