Los contactos de los que ayer se hacía eco Faro de Vigo por la firma del futbolista supondrían una gran pérdida en el potencial ofensivo del Celta de Vigo, teniendo en Iago Aspas su arma clave en el ataque. Su hermano, Jonathan Aspas, ve muy difícil que esta operación fructifique: «Hablé con la empresa que lleva a Iago y me han dicho que los chinos están muy lejos de las cantidades que pedirá el Celta y mi hermano. Han sido solo contactos, pero vamos a ver si siguen por ahí [...] Iago tiene una cláusula de 40 millones de euros y el mercado español ya se cerró. Entonces, o pagan la cláusula o el Celta no lo va a dejar marchar porque solo podría fichar como recambio a un futbolista sin ficha, que esté en paro».

Aunque también añade que la propuesta china podría seducirle: «Iago dice que a dónde va, porque tiene contrato hasta 2022. Si es una locura de dinero y pagan la cláusula, se lo pensaría, porque para perderse un Mundial tendría que ser una locura de contrato. En su día me dijo que él quería ir al Mundial y que después, si le ofrecen uno de esos contratos locos, se lo pensaría». Una opción para el futuro del jugador y que llegaría en mal momento, donde su hermano deja caer que una propuesta así podría hacerle cambiar de aires tras la cita mundialista. De momento, tal y como ha dejado caer el Celta en sus redes sociales, su futuro apunta a que seguirá siendo celeste hasta final de temporada.