Reclutado por el Chelsea allá por el verano de 2010, el zaguero checo Tomás Kalas (25 años) apenas ha podido acumular cuatro partidos oficiales con el primer equipo. Aunque los directivos le valoraban como una excelente opción de futuro, lo cierto es que los sucesivos técnicos que han pasado por el club desde entonces no han confiado en él y han promovido su cesión a conjuntos tan dispares como Vitesse, Colonia, Middlesbrough, Fulham o el actual, el Bristol City.

Lógicamente, su futuro pasa ya por abandonar de forma definitiva el combinado londinense. De hecho, una información del Daily Record ha asegurado en estas últimas horas que uno de los grandes clubes del fútbol escocés, el Celtic de Glasgow, está ya trabajando con el firme deseo de incorporarle a sus filas en verano. Visto lo visto, no parece que los blues vayan a pone reparos.