A sus 22 años, Brais Méndez se ha convertido en uno de los referentes del Celta de Vigo, y ha sido capaz de alcanzar la Selección Española. Por eso ayer su presidente, Carlos Mouriño, dejaba una cierta preocupación en el aire al hablar del futuro de este jugador, y mandando un recado a sus agentes.

Este miércoles Marca explica que en el combinado de Balaídos siguen peleando por lograr ampliar el vínculo del futbolista, y lo van a continuar intentando. De manera que aún no se descarta que las conversaciones lleguen pronto a buen puerto.