El Villarreal es uno de esos clubes que están pendientes de buscar refuerzos pero no solamente para ahora sino con vistas al verano que viene. Porque como explica TuttoMercato el nuevo objetivo de la escuadra castellonense interesa a este club de cara al nuevo curso, ya que ahora no podría jugar en la escuadra de Fran Escribá.

Y es que se trata de Rick Boldrin, un centrocampista de 27 años que defiende los colores del Steaua de Bucarest (24 partidos, 6 goles). El brasileño jugó precisamente ante los amarillos en la Europa League y dejó muy buenas sensaciones con el conjunto rumano.