La situación contractual de Pau López ha servido como peldaño en el que apoyarse para el veterano cancerbero del Espanyol que actualmente ocupa el puesto de titular bajo palos en LaLiga, alterando la corriente existente hasta el pasado 20 de enero, cuando se enfundó los guantes por primera vez esta temporada en la primera competición doméstica. Tan solo un mes antes, se rumoreaba su salida a la Premier.

Pero no solo la renovación o no del gerundense le ha valido a Diego López como aval bajo palos. La consagración de su vuelta a la titularidad le llegó en el duelo de ida de Copa del Rey, cuando el meta lideraba el triunfo y la esperanza de los pericos deteniendo un penalti a Lionel Messi que dejaba vivo a su club y servía de premisa para el posterior 1-0, aunque la vuelta la acabó cerrando el FC Barcelona en el Camp Nou a su favor, ya con el cambio bajo palos realizado. El gallego se ha asentado como la elección de Quique Sánchez Flores, habiendo completado ya varias actuaciones de mérito como la del pasado fin de semana frente al Celta de Vigo, donde su equipo terminó empatando en la visita a Balaídos. Por el momento, los datos no avalan a Diego López (2,25 goles por partido por 1,157 de Pau López), pero su ejercicio bajo palos está siendo sobresaliente.