Durante la rueda de prensa concedida con motivo del choque que hoy mismo mide a su equipo con la Real Sociedad, el técnico del Espanyol, Rubi, reconoció que el club perico no descarta aprovechar el presente mercado invernal para reforzar su plantilla y garantizó que en caso de sufrir una baja importante, la directiva reclutará un recambio de garantías.

«El club siempre está preparado, pero ahora tenemos lesiones que no son de larga duración. No nos trastoca del todo. Estoy convencido de que hay jugadores que hemos visto poco y nos pueden ayudar. Estoy tranquilo porque si sale alguna de las piezas importantes, ha de llegar alguien porque tenemos una plantilla corta y esto lo sabe el club. El Espanyol no renuncia a incorporar a nadie. El mercado de enero es largo y corto. Se resuelve prácticamente en horas y prefiero dejar a los que trabajan en esta parcela y centrarme en el campo», explicó..