Luis Suárez (32 años) ha concedido una entrevista a Sport donde hace balance de todo lo que podría llegar a mejorarse. Toma como referencia el partido de Anfield ante el Liverpool que les dejó fuera de la Champions League tras remontar los ingleses un 3-0 en contra. El delantero del FC Barcelona garantiza que la manera de concentrarse del equipo no se parece a la de la selección de Uruguay. Aún así, la respeta.

«Puede ser que hayamos pecado de no dar un grito a tiempo, pero no quiero quedar como el malo. Cada uno tiene su forma de ser. Te tienes que adaptar a lo que es cada club, compañero o selección. La mentalidad de alguno es que con un grito no se gana nada. Creo que a veces un grito te hace despertar. Puede ser que hayamos pecado de buenos, pero es la costumbre, la forma de ser de los jugadores», reconoció el futbolista.

Además, el ariete confesó que «Hay que en tender que uno no quiere quedar como malo. Es difícil explicarles a los compañeros que si les hablo, es por su bien. Le quiero transmitir que si le hablo es porque le veo importante para el equipo. Pero es difícil. En el tema de la actitud uno lo que intenta entonces es contagiar en la cancha. Correr hacia el defensa, presionar... para contagiar. En este sentido, el equipo debe dar cuenta de que si Leo, Luis, Antoine o Ousmane están corriendo, ¿por qué no podemos correr nosotros? ¡Vamos! Pero a veces es difícil».