El FC Barcelona está más que satisfecho con el buen hacer de Junior Firpo (23 años), sobre todo visto el último encuentro disputado en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid. El lateral izquierdo sufrió ante Trippier, Correa y Morata, pero aprendió y trabajó como el que más en cerrar las líneas en el partido. Es un hecho que desde el club saben reconocerle.

«Ahora es cuando más confiamos en él. Tiene mucha personalidad, es un tío de la calle y sabe en qué aspectos debe mejorar», comentan desde las oficinas del club, según As. Lejos de menguar y achicarse por lo que está sufriendo en los primeros partidos, Júnior se ha puesto en la faena de mejorar y ha abierto los oídos a las lecciones de Ernesto Valverde. «Está receptivo», dicen en el club.