Sus lágrimas al término del choque entre el FC Barcelona y la Juventus dieron la vuelta al mundo y se convirtieron en el fiel reflejo de lo que llegaron a sentir muchos aficionados del cuadro catalán tras una eliminatoria más bien decepcionante que les ha dejado sin opciones de pelear por el máximo entorchado continental.

Un par de días después, Neymar ha aprovechado la inmediatez de las redes sociales para pasar página y asegurar que ya ha recuperado el ánimo y la fuerza para seguir luchando. «El grito de hoy se convertirá en la alegría de la mañana... Todo pasa y la vida sigue. Lo que no puede faltar es la alegría de vivir y jugar al fútbol. Independientemente de los resultados, siempre hay que levantar la cabeza», indicó,

Igualmente, el canarinho mandó un emotivo mensaje a su compatriota Dani Alves, quien se mostró especialmente cariñoso con él a la conclusión del citado encuentro. «Te amo hermano, te deseo toda la suerte del mundo», aseveró.