Hace un par de días, durante una entrevista concedida a RAC 1, el argentino Leo Messi reconoció haberse sorprendido por el dardo que Gerard Piqué lanzó a la directiva tras el partido ante el Getafe. Anoche, durante una gala de entrega de premios, el central del FC Barcelona fue cuestionado al respecto y se apresuró a desmentir que, como consecuencia de aquellas declaraciones, tenga cualquier tipo de problema con el astro argentino.

«Mis actos están predeterminados porque yo elijo en todo momento lo que digo y lo que dejo de decir. Leo es el capitán y tiene su discurso, pero creo que es un discurso alineado con el del vestuario. Nos conocemos desde los 13 años y diría que es con el que mejor me llevo en el vestuario. No creo que sea un tema de descoordinación ni mucho menos», aseveró.

Asimismo, el zaguero volvió a aludir al posible desembarco de Neymar en el Real Madrid. «Más que miedo, lo que había era esa posibilidad y esa opción. Es cierto que lo comentamos dentro del vestuario, pero al final era decisión de Neymar. Al final se ha quedado allí y espero que le vaya lo mejor posible. La relación con Ney es fantástica», concluyó.