Rayo Vallecano y Albacete Balompié se estaban viendo las caras en la capital de nuestro país, un duelo correspondiente a la vigésima jornada del torneo de la regularidad en Segunda División. No obstante, tal y como apunta El Chiringuito, el partido se ha tenido que suspender tras la celebración del primer acto. Todo ello con motivo de los insultos que estaba recibiendo Roman Zozulya por parte de un sector de la afición franjirroja, un futbolista que estuvo a punto de firmar en su día con la entidad madrileña. En concreto, los cánticos eran «Roman Zozulya, puto nazi». Por tanto, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), presidida por Luis Rubiales, tendrá que encajar una fecha para la disputa del segundo tiempo.