La llegada de José Mourinho ha cambiado notablemente el rumbo que había venido siguiendo el Tottenham a comienzo de curso. Con dos victorias en los dos primeros choques al frente del equipo de Londres, el futuro se ve ahora de un modo distinto en White Hart Lane. Ya con un ojo en el futuro, el propio técnico de Setúbal ha marcado algunas prioridades.

La primera, a tenor de lo que señala Football London, es cerrar lo antes posible la renovación del defensa belga Toby Alderweireld, jugador de 30 años al que el técnico considera pieza importante de su proyecto. Con un contrato que le une con el club hasta el próximo 30 de junio, el jugador apuesta por la calma… al menos hasta ahora.