Javier Mascherano ha sido despedido hoy oficialmente como jugador del FC Barcelona tras confirmarse su marcha al Hebei chino. El Jefecito ha estado arropado por sus compañeros y ha recibido el reconocimiento unánime de todo el club, que le ha tributado una despedida solamente a la altura de las leyendas de la entidad.

«Me siento un privilegiado. Que te valore tu gente es el mejor estímulo y regalo. Todas estas palabras de elogio que me dedicó el vestuario me las llevaré conmigo. El afortunado fui yo. Llegué para cumplir un sueño y es hora de despertar y el sueño se despertó. Todo este cariño es lo mejor que uno puede pasar», ha afirmado el defensa.

Además de agradecer a Ernesto Valverde y también a sus compañeros, dando la clave del buen ambiente del vestuario como factor principal de sus éxitos, ha respondido al guante que le ha lanzado Josep Maria Bartomeu para que regrese: «Es un deseo más del club que mío eso de ser entrenador. Hoy no es el momento, aunque me agradaría probarlo. Me lo dijeron varias veces. Ya veremos».