Uno de los jugadores que terminan contrato a final de temporada con el PSG y cuyo futuro está en el aire es su capitán, Thiago Silva. A sus 35 años el brasileño sigue sin saber, a falta de medio año, si será renovado o no, algo que tampoco han aclarado Leonardo o Thomas Tuchel.

Con 19 encuentros jugados este curso, sigue siendo importante en la zaga parisina por personalidad, experiencia y peso en el vestuario. Pero sus prestaciones en partidos grandes (como el del Santiago Bernabéu) preocupa, de manera que hay cierta división en la entidad sobre su futuro, según informa Le Parisien.