Tal y como se esperaba, el Huesca ha hecho oficial que durante la temporada que viene contará con los servicios de Leo Franco. Con 38 años, el guardameta argentino vuelve a ponerse bajo los palos de una portería española.

Hace un año, el arquero se marchó del Real Zaragoza para incorporarse a la disciplina del San Lorenzo, donde apenas jugó 4 partidos. Aunque es posible que le cueste coger de nuevo el ritmo de competición, es indudable que se trata del fichaje de más renombre que hasta la fecha ha cerrado el equipo aragonés.