SD Eibar 2 – 0 Celta de Vigo

La SD Eibar llegaba al envite con el Celta de Vigo, correspondiente a la séptima jornada de LaLiga Santander, con la moral reforzada. Todo ello después de su remontada en Ipurua frente al Sevilla FC, un rival al que noqueó por la mínima después de darle la vuelta a la tortilla (2 dianas en contra). Por su parte, el conjunto liderado por Fran Escribá venía de salvar un punto en Balaídos contra el RCD Espanyol, merced al tanto materializado por Santi Mina en el último minuto de la batalla. El envite se fue al descanso con el resultado gafas campeando en el electrónico, pero las tropas comandadas por José Luis Mendilibar salieron con el cuchillo entre los dientes tras el paso por el túnel de vestuarios.

Edu Expósito sería el responsable de perforar el fondo de las mallas de la meta custodiada por Rubén Blanco (1 – 0). Minutos más tarde, Takashi Inui ampliaría, momentáneamente, la renta del Eibar en territorio armero. Sin embargo, el gol del ex del Real Betis fue invalidado por decisión del VAR. Pese a ello, el japonés podría resarcirse al asistir a Fabián Orellana para que el chileno subiera el 2 – 0 al luminoso. Los gallegos pudieron recortar diferencias desde el punto fatídico por medio de Iago Aspas, pero el lanzamiento a lo Panenka del ’10’ del cuadro celeste fue detenido por Marko Dmitrović. Por tanto, el resultado sería definitivo para que los locales sumasen su segundo triunfo consecutivo en la competición de la regularidad.