El Liverpool actual no sería el mismo sin su referente en la zona ofensiva: Sadio Mané (27 años). Está más a la sombra que jugadores como Salah o Firmino, pero sus cifras en la temporada actual (8 goles y 2 asistencias en 11 partidos) no hacen más que agrandar su figura. Además, destaca por su humildad. Unas declaraciones recogidas por As, así lo resalta.

«¿Para qué quiero diez Ferraris, veinte relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué haría eso por el mundo? Yo pasé hambre, trabajé en el campo, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy puedo ayudar a la gente. Prefiero construir escuelas y dar comida o ropa a la gente pobre», declaró el atacante senegalés del conjunto Red.