La temporada pasada, el Gato Silva se marchó cedido al Brujas con el objetivo de progresar y mejorar su rendimiento para regresar después a Osasuna como un jugador más curtido. Sin embargo, en el equipo belga sólo sumó minutos en 21 encuentros, por lo que el chileno ha tomado la decisión de dejar el fútbol europeo.

El centrocampista de 29 años será nuevo jugador del Chiapas mexicano, siempre y cuando pase el reconocimiento médico. Aunque no se han publicado las cifras oficiales del traspaso, el Osasuna señala en su comunicado que «la operación es beneficiosa para la entidad rojilla».