La temporada del Chelsea está siendo fantástica. Pese a arrancar con dificultades, Frank Lampard ha establecido un bloque sólido, compacto y que ofrece una propuesta de juego realmente atractiva. Una clara apuesta por el talento joven está siendo su principal seña de identidad, donde Fikayo Tomori, Mason Mount, Christian Pulisic y Tammy Abraham se están convirtiendo en varios de los pilares fundamentales sobre los que se asienta el proyecto del club de Stamford Bridge.

No obstante, uno de los grandes damnificados ha sido Olivier Giroud, fundamental a lo largo del pasado curso bajo la tutela de Maurizio Sarri para conquistar la Europa League. El galo, de 33 años, se está planteando seriamente su continuidad en Londres, dado que ha caído por completo en el ostracismo y en el olvido. Atendiendo a una información manejada por beIN Sports, su país natal le podría dar cobijo a partir del periodo invernal. Olympique de Marsella y Olympique de Lyon, que se vieron las caras en la pasada jornada de la Ligue 1, han manifestado su interés para que el ex del Arsenal ponga rumbo a Francia.