El centrocampista, hasta ahora del Alavés, se ha despedido de la entidad albiazul este fin de semana, etapa en la que ha concluido su periodo de cesión por parte del Shanghai Greenland Shenhua. El club chino decidió realizar una alta inversión en la compra del paraguayo que en aquel momento tenía 24 años y, como primera decisión, decidió mandarle cedido a España. Aquí, ’El Glorioso’ acogió al medio de corte ofensivo como una opción más para el ataque del entonces primer entrenador, Mauricio Pellegrino.

A pesar de disputar 14 encuentros la pasada campaña desde su llegada en enero, el jugador solo participó en 4 como titular, y en la presente, con la actualidad turbia que entrañaba la situación deportiva del club, sus apariciones se limitaron a 5 encuentros al comienzo de temporada, bajo el mandato de Luis Zubeldia. Desde su marcha, Óscar Romero no volvió a entrar en el equipo hasta cerrar su etapa como albiazul, dejando tras de si una estela en el club sin mayor pena ni gloria, con un desempeño gris para la calidad que se le atribuía como una estrella de Paraguay que venía de despuntar en la Primera A de Argentina, y que no logró demostrar con los colores del equipo de Mendizorroza. El Alavés, que se guardaba una opción para ampliar su cesión por una temporada a cambio de 1 M€, ha decidido no ejecutarle y poner fin a su relación.