Abierta la puerta de la continuidad para el centrocampista asturiano que puede llegarle implícitamente de la mano de un ex compañero que pasaría a ser su nuevo técnico. Hablamos de Mikel Arteta, quien en los últimos días se ha hecho con numerosas papeletas para ser el hombre que definitivamente ocupe el cargo vacante de Arséne Wenger.

Según publica The Independent, el vasco, que probaría en el Arsenal su primera andadura como primer entrenador, abandonando así sus funciones en el Manchester City de Guardiola, querría contar con Santi Cazorla como jugador-ayudante. De esta manera, al futbolista se le abre una vía para seguir formando parte de la escuadra inglesa más allá de los estipulado actualmente en su contrato, siempre que sea esta la opción ganadora del banquillo.