Hellas Verona 1 – 3 AS Roma

La AS Roma quería seguir en la zona noble de la tabla de la Serie A, todo ello después del tropiezo de la Juventus de Turín con el Sassuolo, además del batacazo del Nápoles con el Bolonia. Por su parte, el AC Milan había logrado un triunfo sobre la bocina en Parma, mientras que el Inter de Milán se convertía en el nuevo líder del campeonato doméstico en Italia al imponerse al SPAL. El conjunto giallorossi se desplazaba al feudo del Hellas Verona, un escenario siempre complicado, pero las hordas de Paulo Fonseca confiaban en sumar los 3 puntos.

Arrancó la contienda de manera más que positiva para los intereses de la Roma, dado que Justin Kluivert puso por delante a los visitantes superado el cuarto de hora de juego (0 – 1). Sin embargo, el Hellas Verona devolvería la igualdad al luminoso casi de inmediato, todo ello por medio de una diana materializada por Marco Faraoni para subir el 1 – 1 al electrónico. De todos modos, la entidad del Olímpico se aventajaría de nuevo por medio de un viejo conocido de nuestra Liga, en concreto del Sevilla, puesto que Diego Perotti transformó un lanzamiento desde el punto fatídico (1 – 2). En el tramo decisivo de la batalla, Henrikh Mkhitaryan, que ha recuperado la confianza con su llegada a la capital transalpina, firmó la sentencia con el decisivo 1 – 3.