Autoproclamado entrenador después de destituir a Machín, Joaquín Caparrós vería con muy buenos ojos la posibilidad de seguir al frente de un Sevilla con el que sumó sus primeros puntos el pasado fin de semana merced a la victoria sobre el Espanyol (0-1). Así, el técnico habló en El Partidazo de la Cope reconociendo que su objetivo es clasificar a los hispalenses para Liga de Campeones y añadiendo que «Yo soy entrenador. No me gustan los despachos, no soy un buen negociador. También me gusta trabajar con los chavales, con la cantera€ El campo, lo que me gusta es el campo».

Además, Caparrós apuntó que «Iba a casi todos los desplazamientos con el equipo. No era mi intención sustituir a Machín, de hecho pusimos sobre la mesa el nombre de varios entrenadores. El Consejo me ofreció el puesto, pero ni sonaba mi nombre».