El Bayern Múnich aún está lejos de dar por cerrada la plantilla con la que afrontará el curso 2019-2020. Aunque ya han reclutado a los zagueros Lucas Hernández y Benjamin Pavard y al atacante Jann-Fiete Arp, los bávaros aún consideran indispensable el desembarco de al menos otros cuatro jugadores.

Tal y como cuenta el diario As, su gran objetivo es el alemán Leroy Sané. De hecho, la entidad ya reconoció que está a la espera de que el jugador decida sí quiere regresar a la Bundesliga para así sentarse a negociar con el Manchester City. «No hicimos una oferta por Leroy Sané. Primero, el jugador debe decidir si quiere venir al Bayern. Si ese es el caso, entonces negociaremos con el Manchester City», explicó recientemente su director general, Karl-Heinz Rummenigge.

En caso de no prosperar esta operación, los muniqueses lanzarían sus redes sobre Ousmane Dembélé, extremo galo que ha vivido una temporada más bien irregular en el FC Barcelona. En este caso, y ya que la directiva culé se ha mostrado reacia a su venta, la contratación pasaría por el pago de una cantidad económica que resulte irrechazable.

Asimismo, entre los objetivos del cuadro germano se mantienen el versátil zaguero alemán Benjamin Henrichs (AS Mónaco, 22 años) y el atacante turco Cengiz Ünder (AS Roma, 21). En principio, por su cabeza también pasaba la idea de reclutar a Timo Werner, pero tras constatar que el RB Leipzig no tiene intención de darle salida, la directiva ha optado por porsponer la ofensiva hasta 2020, fecha en la que finaliza contrato y podrá incorporarse al equipo sin coste alguno.