Los debuts en las grandes citas son siempre complicados. Con el peso de la responsabilidad que supone el organizar un torneo de este calado, Francia tardó diez minutos en despertarse y a punto estivo de llevarse un disgusto. Así, los rumanos tuvieron muy cerca el 0-1 en el minuto 4. Sin embargo, Hugo Lloris vio como la virgen se presentaba frente a él y evitaba un gol cantado sobre la línea. Con el paso de los minutos los galos se iban apoderando del partido. Salía rápido a la presión adelantada de su rival y las ocasiones iban cayendo por su propio peso. Dimitry Payet tiraba de técnico entre líneas y Giroud (minuto 10) y Griezmann (14) tuvieron el 1-0 en la cabeza.

Ya desperezado y con la tranquilidad que da el saberse mejor que el rival, la escuadra de Didier Deschamps brillaba con un Paul Pogba que se sentía cómodo y exhibía su nivel bajo los focos de los grandes de Europa que suspiran por él. Es Francia un equipo que sabe aunar la potencia del jugador de la Juventus, Kanté y Matuidi con el desequilibrio de Payet y Griezmann. Faltaba, quizá, ese toque de velocidad que podría haber aportado Kevin Gameiro en contraste a un Giroud demasiado estático e incapaz de generar peligro si no era con la testa. Precisamente así llegabamos a un descanso al que los locales podrían haberse marchado con ventaja de haber estado un poco más acertados de cara a puerta.

Falta de punch

No aprendieron los anfitriones de lo que pasó al inicio. Como si de dos hijos de los mismos padres se tratara, la segunda mitad arrancó igual que la primera. Rumanía apretaba ante la desidia francesa y puso un nudo en la garganta de los aficionados bleus cuando Stancu remataba fuera por unos centímetros una volea con Hugo Lloris como testigo de excepción de lo que podría haber sido el primer tanto del partido. Y como la segunda parte estaba imitando palmo a palmo a la primera, los galos se fueron haciendo poco a poco con el encuentro.

Sin embargo, ¡oh sorpresa!, en esta ocasión los franceses supieron traducir su dominio en gol (minuto 57). El autor fue Olivier Giroud (18 en 50 partidos con su selección) evidentemente de cabeza, pues el ariete parecía incapaz de controlar un balón con los pies. El gol debería haber supuesto un soplo de tranquilidad para la que partía como una de las grandes favoritas al título, pero Patrice Evra decidió que tanta comodidad no era buena para comenzar una Eurocopa y cometió en penalti absurdo. Stancu aprovechó la pena máxima en el minuto 65 e igualaba el partido.

Llegan los goles

No se esperaban los anfitriones este duro golpe y no terminaban de encontrar el camino. El tiempo iba pasando (mucho más rápido para los locales que los visitantes) y los aficionados se impacientaban. Sabedores que prácticamente la única forma de alzarse con un campeonato es organizarlo (sucedió en la Eurocopa de 1984 y el Mundial de 1998 y la única excepción es la Eurocopa de 2000), los franceses habían marcado en letra roja la cita de este verano. Pese a las arriesgadas apuestas de Deschamps (entrada de Coman y Martial por Griezmann y Pogba), Francia no lograba dar con la tecla. Las ocasiones no terminaban de llegar y Rumanía se mostraba tranquila ante la posibilidad de dar la primera sorpresa del esta cita en tierras galas.

Y aquí apareció Dimitri Payet. El extremo galo se sacaba de la chistera un tanto espectacular cuando apenas restaba un minuto para el final de partido y confirmaba todo lo bueno que venía demostrando a lo largo de la temporada en las filas del West Ham. En lo que será uno de los goles del campeonato, el hammer debaja la victoria en casa y evitaba el primer susto. Ha sido, en resumen, un auténtico partido para dar comienzo a un campeonato que se presenta espectacular.

Estas son las notas de nuestra redacción para los jugadores de Francia:

Estas son las notas de nuestra redacción para los jugadores de Rumanía:

El hombre del partido – Dimitri Payet

Dinámico, inteligente entre líneas y con una notable personalidad, el extremo francés se ha convertido en una auténtica pesadilla para los defensas rumanos. Además de exhibir todas sus dotes con el balón en los pies, el futbolsita del West Ham ha completado su notable actuación dando la victoria a los suyos con un tanto que ha hecho enloquecer a los aficionados presentes en el estadio parisino.

Con este gol que será, sin duda, uno de los más bellos del campeonato, el atacante ha dado la razón a un Didier Deschamps que en el momento clave del encuentro ha decidido prescindir de otros pilares de su equipo (Griezmann, Pogba) para dar aire al equipo. No cabe duda que el ex jugador del Olympique de Marsella será uno a los que habrá que seguir con atención en el devenir de la Eurocopa.