Apenas 2 goles encajados en los 10 partidos de la fase de clasificación. Ésa es la estadística que, en buena medida, justifica la presencia de Rumanía en la fase final de la Euro 2016. Aunque el conjunto dirigido por Anghel Iordănescu se encontró con serias problemas para perforar la portería rival (11 dianas), su solidez defensiva resultó determinante para ocupar el segundo puesto de su grupo (por detrás de la sorprendente Irlanda del Norte).

En la cita gala, los rumanos tendrán que dar lo mejor de sí para poder colarse en la segunda ronda. Sin ese jugador de talento desbordante que en otras ocasiones tiraba del carro (Gheorghe Hagi o Adrian Mutu sin ir más lejos), el combinado de Europa del Este se verá obligado a reforzar su apuesta por un futbol más bien defensivo y a esperar que jugadores como Alexandru Maxim, Gabriel Torje, Ciprian Marica o Bogdan Stancu aporten la calidad necesaria para sobrevivir en un grupo donde Francia y Suiza parecen claramente superiores.

- Ciprian Tătăruşanu (29 años, Fiorentina)

Las intervenciones del ya experimentado arquero durante la fase de clasificación resultaron determinantes para el éxito del combinado rumano. Ágil bajo palos, fiable en el juego aéreo y con una considerable capacidad de liderazgo, el meta fue incluido por la UEFA como portero reserva de su once ideal (sólo le superó Thibaut Courtois).

Surgido del modesto Juventus de su país, el arquero pasó por Gloria Bistrita y Steaua Bucarest antes de ser reclutado, en el verano de 2014, por la Fiorentina. Aunque en su primer curso tuvo que vivir a la sombra de Neto, tras la marcha del brasileño a la Juventus se ha erigido en el indiscutible titular. Quien le conoce destaca, además, su profesionalidad y carácter de acero.

- Razvan Rat (34 años, Rayo Vallecano)

El simple hecho de ser el jugador en activo con más compromisos internacionales (108) ya podría justificar su presencia en este pódium, pero lo cierto es que los méritos del zaguero van mucho más allá. Basta con indicar que la UEFA le incluyó como lateral izquierdo titular en su once tipo de la fase de clasificación para resumirlo.

Aunque actualmente se recupera de una complicada lesión en su hombro derecho que le ha impedido echar una mano al Rayo Vallecano en las últimas semanas, el carrilero confía en recuperar su nivel antes de que concluya la temporada. De su capacidad para correr la banda sin descuidar sus labores defensivos y de su sensacional golpeo de balón dependerán en gran medida las opciones rumanas de alcanzar los octavos de final.

- Gabriel Torje (26 años, Ankaraspor)

Tal vez el jugador con más talento del grupo de jugadores en el que suele confiar el técnico Anghel Iordănescu. Aunque no ha podido ver puerta en la fase de clasificación, su velocidad y verticalidad son dos de las armas que Rumanía debe explotar para poder sobrevivir en su complicado grupo.

El aún jugador del Udinese (su contrato expira en junio de 2016) apenas pudo sacar partido a sus cesiones en Granada y Espanyol y ha sido en Turquía donde, primero en el Konyaspor y ahora en el Osmanlispor, ha logrado encontrar la continuidad necesaria para madurar como profesional. Su aportación, y la de otros jugadores ofensivos como Alexandru Maxim, Ciprian Marica o Bogdan Stancu resultará decisiva para el futuro del combinado rumano.

Artículos relacionados

Los nombres a seguir en la Eurocopa 2016: Francia

Los nombres a seguir en la Eurocopa 2016: Albania