Atlético de Madrid y Manchester United han sido los últimos campeones de la Europa League, pese a que estamos más acostumbrados a verlos en la Champions League. Anteriormente hubo 3 títulos consecutivos del Sevilla, y antes del nuevo reinado hispalense el Chelsea sumó el título, al igual que el Oporto y los colchoneros en otras dos ocasiones desde su creación como tal.

Por tanto estamos ante una competición con campeones ilustres, en muchos casos también campeones de la Champions League en otras ediciones que han peleado por el trofeo. Y es que, pese a que pueda resultar una competición incómoda, da prestigio ganarla y además asegura jugar el máximo torneo de clubes al año siguiente.

Una vez acabadas las primeras fases de los torneos europeos, y a la espera de los interesantes sorteos del lunes, tenemos una Europa League que presenta quizás mejor cartel que nunca. No hay un favorito claro y sí bastantes aspirantes para suceder a los rojiblancos en el palmarés.

Sevilla, Arsenal o Chelsea ya partían entre los favoritos jugando la fase de grupos. Ahora desde la Liga de Campeones se suman otros cocos como Nápoles, Inter de Milán, Valencia o Benfica. Grandes clubes que quieren mejorar su palmarés aprovechando ahora este torneo.