A finales del pasado mes de julio, la justicia confirmaba el descenso a Segunda División del Elche, conjunto que había cerrado la temporada en una más que meritoria decimotercera posición de la tabla. Al final, las deudas contraídas con Hacienda y la incapacidad de su directiva para resolver el asunto de forma adecuada terminaron pesando más que sus méritos deportivos.

Nueve meses después, los mismos aficionados que llegaron a derramar lágrimas de pura impotencia comienzan a sonreír ante la posibilidad de que su equipo regrese a la máxima categoría. Aunque la pelea implica a un buen número de equipos, los ilicitanos ocupan ahora mismo puestos de play-off (son quintos) y se encuentran a cinco puntos de distancia de la zona de ascenso directo.

Entre las muchas causas que explican el buen rendimiento del cuadro dirigido por Rubén Baraja figura la eficacia anotadora de un jugador que vivió en primera persona la amarga experiencia del descenso, el cordobés Sergio León. «El verano fue jodido, estuve en un hotel porque no sabía si el equipo iba a bajar o no, si iban a contar conmigo... Al final, los que nos quedamos en el carro lo estamos haciendo bien. El pasado queda atrás, hay que vivir el presente», reconoció en una reciente entrevista al diario Marca.

El que en su momento fuera de uno de los grandes talentos de la cantera del Real Betis se ha erigido en el máximo goleador de la Segunda División con 20 goles en 33 partidos de Liga, una cifra que adquiere aún mayor relevancia si tenemos en cuenta que los franjiverdes apenas han acumulado 32 dianas a lo largo del curso.

Veloz, habilidoso y con un notable capacidad rematadora, el de Palma del Río podría toparse a sus 27 años de edad con la oportunidad de alcanzar el primer escalón del fútbol nacional y con la responsabilidad de tener que escoger entre los numerosos equipos que seguramente llamarán a su puerta. «Si me voy, que nadie pueda decir que yo no he luchado por estos colores, por este escudo y por esta afición. Me queda un año de contrato y son cosas que debemos decidir entre todos. A mi representante le he dicho que no me diga nada de otros equipos porque quiero centrarme en los partidos que quedan», reconoció.